LOS 5 TIPS PARA APRENDER A TOMAR DECISIONES

by Genias.cl

¿Cómo saber si tomamos una buena decisión o no? Este es un gran dilema… Casi toda nuestra vida se construye a partir de la toma de decisiones, y la gran mayoría de las veces, ni siquiera somos conscientes de la magnitud que cada decisión tomada representa.

¿Qué carrera debería seguir? ¿Dónde debería vivir? ¿Debería de cambiarme de trabajo o seguir en el mismo lugar de hace 10 años? Las grandes decisiones como estas, pueden ser muy difíciles. La filósofa Ruth Chang dice que las “elecciones difíciles no son una maldición, son un regalo del cielo” y te lo explicaremos al final de este post. Mientras tanto, les dejamos 5 tips para aprender a tomar decisiones y no morir en el intento.

1) Analiza los pros y los contra:

El mejor ejercicio al momento de tomar una decisión es ponerse en dos situaciones o plantearse dos caminos diferentes y hacer una lista para saber cuál puede ser el mejor. Puedes hacerlo en tu cabeza, en un papel o como prefieras… nosotras siempre recomendamos hacerlo de manera manual y gráfica. Así podrás visualizar mucho más fácilmente los pros y contras de cada opción.

Es como tener una balanza; siempre tendrás cosas buenas y cosas malas en todas las opciones, pero habrá una que se inclinará a tu favor. De esta manera puedes tomar una decisión mucho más segura, sabiendo que pueden haber consecuencias negativas, pero con la seguridad de que fue la mejor alternativa entre las opciones que existían.

2) No dejes que tus emociones controlen la decisión:

Hay que confiar en el instinto. Las intuiciones siempre vienen determinadas por una sensación de querer hacer algo. Quizás tus pensamientos vayan por el buen camino y sea momento de arriesgarte por ellos… no te dejes atrapar por las trancas o inseguridades que muchas veces nos ponemos.

Está bien; hay que darle espacio al lado racional, a la cabeza, pero también hay que dejarse llevar y creer en lo que te dice tu corazón.

3) Céntrate en el presente:

No hay nada más angustiante que quedarnos en el pasado, torturándonos por las decisiones que tomamos mal, preguntándonos por qué hicimos esto y no aquello o qué estaba pensando cuando dije eso o hice eso otro. Y también es una pésima opción quedarse pensando solamente en el futuro… está bien visualizar decisiones y acciones en el corto o largo plazo, porque es parte del plan de acción, pero no podemos tomar decisiones en base a eso.

Lo mejor para tomar una decisión consciente, es centrarnos en el presente y sus consecuencias actuales. Pensar en el contexto y la situación por la que estoy pasando hoy, lo que pasará en este momento si decido esto o lo otro. Sin caer en la simplificación excesiva, desatender un poco el futuro, nos llevará a centrar todos los esfuerzos a resolver el paso que viene AHORA.

4) Limita la cantidad de información:

Siempre nos gusta llenarnos la cabeza de información, colapsarnos con todas las alternativas y opciones. Pero créannos que para tomar decisiones, esto no siempre es lo mejor. Cuantas más opciones hay, más se le exige a nuestro cerebro para que procese información y esto puede confundirnos, hacernos perder tiempo, aumentar el riesgo de error y finalmente, dejarnos insatisfechas con nuestra decisión.

5) No mires hacia atrás:

Este punto, aunque viene después de tomar una decisión importante, es igualmente clave. Una vez decidida con la opción que elegiste, debes tener la confianza suficiente en ti misma y en tus capacidades para confiar en la decisión que tomaste. No sirve de nada mirar atrás y ponerse a pensar en las cosas que pudiste haber hecho mejor…. ¿Para qué? Si no podemos mover las manecillas del reloj.

Mejor aceptar lo que viene, aprender de los caminos que te pone la vida, y darse cuenta que cada decisión es un paso en tu carrera, te hace más segura, más capaz y te muestras ante el resto de una manera muchísimo más profesional.

Para cerrar, hay una charla TED excelente dictada por Ruth Chang que recomendamos, y que dice lo siguiente; “es en el espacio de las elecciones difíciles que tenemos que ejercitar nuestro poder normativo, el poder de crear las propias razones. Cuando elegimos entre opciones que están al mismo nivel, podemos hacer algo bastante notable; podemos alinearnos detrás de una opción. Aquí me posiciono. Esta soy yo. Cuando creamos razones para nosotros, para ser este tipo de personas en vez de otra, nos convertimos totalmente en las personas que somos. Se podría decir que llegamos a ser los autores de nuestras propias vidas. Cuando enfrentamos elecciones difíciles, no deberíamos darnos con la cabeza en la pared tratando de averiguar qué alternativa es mejor. No existe la mejor alternativa. En vez de buscar las razones fuera, deberíamos buscar las razones dentro; ¿quién quiero ser?”

Fuente: Genias.cl

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s