Cómo aplicar la creatividad a tu idea de negocio

Por Rosa Grimaldi para Ladies Net

Todos tenemos un lado creativo. Seguramente te habrás topado alguna vez con una gran idea de negocio y buenas expectativas económicas. También es probable que no la hayas puesto en marcha. Eso es porque solo algunos son los que toman los riesgos y hacen realidad sus ideas mientras que otros no. Todo depende de esta sencilla ecuación:

EXPERIENCIA PERSONAL + IDEA CREATIVA + MOTIVACIÓN = NEGOCIO

Desarrollar la creatividad es fácil

La mayor parte de nosotros llega a edad adulta con ciertos complejos y bloqueos que hacen que nosotros mismos nos limitemos y terminemos boicoteándonos la idea. Suena estúpido pero así funciona la mente humana. Si querés salirte del patrón habitual deberás pensar sin juicio crítico.

Si nos censuramos en el momento de generar la idea nunca vamos a poder desarrollarla plenamente. Minimizá el pensamiento negativo. ¿Cómo? Seguí estos pasos.

  1. Dejá juicios y prejuicios de lado por un rato.
  2. Disfrutá del proceso creativo.
  3. Compartí con alguien en quien confíes para que te ayude sumando ideas a las tuyas.
  4. Las ideas locas son bienvenidas, ahora no es el momento de pulir el proyecto sino de tener ideas que nos sirvan para combinarlas y que cierren.
  5. Buscá obtener la mayor cantidad de ideas. Siempre estarás a tiempo de eliminar las que no te sirvan.
  6. Aprendé a separar temas. Si estás hablando de tu idea de negocio y tenés en mente un aspecto legal o administrativo que te suponga un obstáculo no pienses en ello ahora. Pensar en los obstáculos ahora solo te frenará en el proceso creativo.

Cómo evitar los bloqueos mentales

Como seres humanos e imperfectos que somos tenemos una serie de problemas al ponernos a pensar en un proyecto nuevo. Leé cuáles son los que te van a interferir en el momento creativo y evitalos conociéndolos de antemano.

  • Los estereotipos: La idea de que tu producto o servicio sea diferente puede paralizar un proyecto. No te detengas ante esto, es solo cuestión de encontrar el modo de llevar la idea a cabo.
  • Dificultad para aislar el problema: Cuando eso ocurre lo mejor es conversar con amigos o familiares. Ellos podrán ayudarte a encontrar la solución al problema para que puedas seguir pensando de forma creativa en tu idea.
  • No ver el problema desde varios puntos de vista: Poné a trabajar activamente la imaginación y reflexioná sobre tu idea de negocio profundamente desde tu óptica, pero también desde la de tus futuros clientes y proveedores.
  • Saturación por cantidad de información: Un aluvión de ideas o de quehaceres pueden abrumar a cualquiera. Ordenate para que puedas ver cristalino. Si te ocupás de todo a la vez no podrás ver con claridad.
  • Temor al riesgo o al fracaso: Una de las cualidades de un buen emprendedor es la resiliencia, la capacidad de levantarse después de recibir un golpe o una fuerte crítica. Construite una segunda piel para que no te afecten las pequeñeces, para ver con la perspectiva adecuada y no abandonar el barco a la primera de cambio.
  • Obsesión por el orden: Relajate y disfrutá. Si tus ideas y papeles están desordenados armá tu propio sistema mediante post-its, agendas, calendarios electrónicos y alarmas en tu teléfono.
  • Entusiasmo excesivo: Aunque no lo parezca este puede ser un gran problema. Al enamorarnos de nuestra idea de negocio no podemos ver la realidad de forma objetiva.
  • Resistencia al cambio: Evaluá si vale la pena el esfuerzo que vas a realizar. Tomá de referencia la máxima de Thomas Edison, “el genio es 1% de inspiración y 99% de transpiración”.
  • La educación recibida: A muchas mujeres las educaron para estar al servicio de sus parejas e hijos pero nadie les habló de darse el placer de emprender y ser dueñas de sus ideas.
  • Razón e intuición: A veces hay que decidirse entre lo que nos dice la razón y lo que nos dicta la intuición. Elegir puede llegar a ser extremadamente difícil. El componente del riesgo es lo que nos ayuda a dejar la razón de lado para hacerle caso a lo que nos empuja la intuición.

la-importancia-del-diseno-y-la-creatividad-en-tu-negocio.jpg

Qué hacer después de la lluvia de ideas

Ha llegado el momento de sentar cabeza y poner a prueba los supuestos, unir ideas para sacar conclusiones que nos satisfagan.

La observación del mercado es esencial para ver qué es lo que hay en plaza. Hacer un buen estudio de mercado. Olvidate de emprender si es que vas a ser idéntico a los demás. Necesitás darle valor agregado  a tu producto o servicio. Eso es lo que te va a diferenciar de los demás. Innová para facilitar a los clientes el acceso al producto, para que sea más cómodo o mejor (el precio es otro tema distinto).

¿Qué ventajas tiene tu solución? Compará la tuya con las demás propuestas del mercado.

El gran reto

Después de generar las ideas y de evaluar cómo ponerlas en marcha llegó el momento de tomar decisiones y asumir riesgos. Esta parte requiere mayor dosis de pensamiento analítico, escuchar opiniones ajenas y así evitar estamparnos contra un muro. Tener sentido del humor en este momento es importante para que no te afecten las críticas negativas.

Así, innovar con éxito es un proceso que requiere de mucha motivación, pero también de fuerza mental que te ayudará en permanecer fuerte frente a las adversidades.

¿Y vos, cuál es tu idea de negocio?

logo-ladiesnet-sin-fondo-1

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s